“Yo Tengo La Pomada Para Tu Dolor”

Esa frase la escuché por primera vez a mi esposo, se la atribuye a nuestro maestro Carlos Fraga, al inicio me pareció profunda y poética, al pasar el tiempo he venido reflexionando en ella, y les hablaré de lo que considero que oculta esa frase.

En una entrevista de radio a la que fui invitada me sentía perdida, ya que por detalles técnicos no podía escuchar el programa al aire, y únicamente escuchaba a la entrevistadora mientras la llamada estaba en línea (era vía telefónica).

Cuando escuché la entrevista completa comprendí porque me sentía así, ella iba por un lado y yo por otro, tenían la expectativa de que yo les diera las recomendaciones para palear la fuerte crisis económica que atraviesa mi país (Venezuela). Que dicho sea de paso, los letrados en el asunto tampoco tienen la solución. Y para muestra un botón.

Eso me llevo a realizar un recorrido mental de como la gente ha tenido esa expectativa de mi, incluso antes de dedicarme al desarrollo humano y espiritual, uno de los dones que Dios me ha dado ha sido el de exhortar, examiné y encontré como me amoldé perfectamente a ese rol, en automático reacciono a decirle a los demás que hacer, las personas creen que soy buena en eso y desde muy joven la gente me buscaba para darles consejos

Volvió la frase a mi mente “yo tengo la pomada para tu dolor” (que por cierto, una de las cosas por las que me enamoré de mi esposo fue por su profundidad), cuando David mencionaba esa frase yo sentía que volaba, risas incluidas, ¿díganme si no es romántico que venga un hombre a decirte “yo tengo la pomada para tu dolor”? Yo escuchaba: tengo la solución a tus problemas…

En fase de enamoramiento por supuesto que hasta la más dura cae rendida ante los pies de ese caballero, de la misma forma en la que el 80% de nuestro país cayó rendido ante un presidente que les dijo algo parecido a “yo tengo la pomada para tu dolor” y así mismo caemos diariamente a los pies de  un economista, político, maestro, mentor, coach, influencer, pastor, líder, etc. Que nos diga que tiene la solución a nuestros problemas.

Quien tiene la solución a tu problema también tiene el control, quien dice tener la pomada para tu dolor te ofrece una quimera, quien pretende evitarte el dolor también te evita el crecimiento, la evolución. Y te promete un imposible, nadie puede evitarte las adversidades propias de la vida, no existe ningún gurú, ni mesías son la solución a tus situaciones retadoras.

Estudio la biblia con regularidad, ni siquiera Cristo te hace esa promesa, el Dios que yo he conocido te insta a trabajar diariamente, a reflexionar, a ser creativa, a sobreponerte a las adversidades confiando en Él, renovarte, desarrollar fe, tener criterio, no confiar ciegamente, a buscarle y refugiarte en Él cuando llegue la aflicción, es decir la aflicción es parte de la vida.

A veces veo a personas buscando con anhelo a un humano para seguir, alguien que les diga que hacer, por donde caminar, alguien que les de la solución a la crisis, que les de la(s) fórmula(s) para que el dinero alcance, tener éxito, el líder que les libere y ¿por qué no? también a quien echarle la culpa de lo que sucede.

Crees que si te evitan el dolor saldrás librada del desafío que estás viviendo. Evitar el dolor no resulta, que alguien más te diga que hacer, un líder que prometa construir el país que quieres, o cualquiera que prometa la solución, a la larga es un fraude (lo siento si he sido un fraude algunas veces, y si en algún momento lo vuelvo a hacer) y si los latinoamericanos no hemos aprendido esto, estamos en aprietos.

Queremos invertir sin estudiar el mundo relacionado a esa inversión, ahorrar sin renunciar a nada, ser ricos sin siquiera reflexionar ¿Qué es la riqueza y para qué la quieres? Que te digan cual es el negocio del momento ¿dólares, repuestos, comida? ¿Qué es lo que da dinero rápido? Sin recapacitar a donde nos llevará la misma conducta sinsentido que nos ha traído hasta aquí.

Dinero, dinero, dinero ¿seguiremos viviendo la pornografía del dinero? ¿Qué es aquello que estoy VENDIENDO por ir detrás del dinero? Dayana y ¿qué puedo hacer si el dinero es  necesario para comprar la comida, la ropa, casi todo a lo que accedemos lo hacemos a través del dinero?

Honestamente no sé cuál es la respuesta, también lo he vivido, me lo he preguntado, nadie que no viva en Venezuela puede comprender la magnitud de lo que estamos viviendo, cada día es una nueva oportunidad de vivir en gratitud sin tener todo el dinero que creo que necesito tener para vivir decentemente. Cada día es un milagro, cada día Dios me provee de lo que necesito, agradezco y sigo aprendiendo lo que me regala este preciado momento.

No me regodeo en el dolor, pero tampoco dejo de nutrirme de lo que me trae. La ausencia de dinero trae consigo una enorme riqueza, muestra las sombras ocultas, exorciza los demonios, va mostrando lentamente tu luz, y saca a la superficie todas las perlas y el oro escondido que se encontraba en un baúl anclado en tus profundidades.

En medio de la escasez puedes reconocer con facilidad a tus verdaderos amigos, y también aquellos que se alegran de tu aparente desgracia, quienes creen que te mereces lo que pasa, o quienes aprovechan los chistes para ironizar con tu temporal pobreza material.

También en los momentos donde no hay dinero, afloran los pensamientos de auto-conmiseración, y auto-discriminación porque te falta la casa, la ropa, el estatus, el título, la belleza, el glamour, el cuerpo, etc. todos esos “me falta” que te victimizan y que seguirán torturándote, hasta que te determines, levantes la frente y te digas “mi misma, tu no necesitas dinero para ser quien quieras ser”

Y te sueltes el cabello, te vistas de reina, te pongas tacones, y salgas a la calle liberada igual que la Trevi, con tal grado de seguridad que no haga falta que todos te miren para saber que eres bella, y maravillosa a pesar de cualquier adversidad que estés o que hayas pasado, tú que me estás leyendo y creas que por ahí “alguien tiene la pomada para tu dolor”

Sácate eso de la cabeza, tu dolor es alimento para tu alma, extrae aquello que se esconde en él y que alimenta tu propósito ¿qué hay dentro de tu situación que te da nuevas fuerzas? No permitas que nadie te debilite tratando de evitar lo inevitable.

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Buda

Las ganancias segundarías son chuchería emocional, es decir te engordan. Encuentra tu responsabilidad en lo que estás viviendo, vive tu dolor sin defenderte de él, abandona el exceso de pasado en el que estás sumergida si lo estás, y deja de creer que yo o cualquier persona vendrá a darte la receta.

Solo Dios sabe cuánto me gusta acompañarles, escucharles, ayudarles a tener una mejor vida, e incluso recibir su gratitud por lo que sea en que las haya ayudado, pero no puedo engañarte ofreciendo que tengo la solución a tus penas, problemas, falta de dinero, etc. Tengo un gran cumulo de experiencias que compartir con la esperanza de que te encuentres en ellas y tomes aquello que te sirve.

Nunca pensé perderlo casi todo, mi hijo murió, me fui a la quiebra por segunda vez, incluso en un instante casi pierdo la fe, y aún así no me he dado, ni me daré por vencida, seguiré con un espíritu inquieto, confiando en que lo que sucede es lo mejor que me puede suceder, soy lo más diligente que mi humanidad me permite para sobrellevar el presente y lograr lo que ambiciono en el futuro, sin obsesionarme, me mantengo en comunión con Dios para que me sostenga cuando siento que ya no puedo más.

Creo en Venezuela, en su gente, creo que esto que estamos viviendo nos hará mejores ciudadanos. A través de uno de los proyectos en el cual estoy #proyectocolmena construimos un nuevo modelo de inversión que ayude a los más vulnerables, en ocasiones, en condiciones precarias y eso no nos detiene, no nos hemos lavado las manos, seguimos haciendo nuestra parte. El mejor aprendizaje es el que ocurre de tus propias experiencias.

Vivir es aprender, vivir es ser candidata del dolor, vivir es equivocarte.

Dayana Piña

Me despido deseándote bendiciones de lo alto para que te acompañen en tus caídas y una mayor consciencia para no perder el aprendizaje en cada una de ellas. En vez de buscar salvadores huye de cualquiera que te ofrezca “la pomada para tu dolor”

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.

Josué 1:9

Estoy preparando un nuevo entrenamiento online para mediados de septiembre, no te ofrezco la pomada para tu dolor, no te diré que hacer, lo que si prometo es una experiencia en la que tu misma lo descubrirás. Completa el siguiente formulario, y te avisaré cuando estemos cerca de iniciar.