La familia es la primera y más desafiante empresa de toda mujer. Gerenciar un hogar,ya no pasa únicamente por mantener a todos impecables,

Ni por tener un hogar de revista o ser una anfitriona ejemplar, una CEO de Familia exitosa, es aquella que desarrolla sus competencias en el arte de conversar con los miembros de su familia, es la mujer que genera confianza en sus hijos, que sabe pedir lo que necesita sin molestarse porque otro no lo adivino, es una mujer intuitiva y conectada con Dios, es la que reconoce que el marido no “ayuda” sino “asume su responsabilidad, como otro más en el hogar donde vive” entonces se libera de cargar toda esa responsabilidad en sus hombros, por eso no pierde la vida ordenando la casa una y otra vez compulsivamente, cuida su interior y las propias conversaciones que surgen en su mente. Una verdadera mujer de familia tiene intimidad con su esposo y lo disfruta, aprende y crece en su espacio emocional y se constituye con éxito en la madre de los lideres que forjaran el futuro de la humanidad.