Cosas Que Aprendí de Los Caribúes.

Si hay algo que disfruto en la vida es aprender, en cada segundo de vida que transcurre aprendo, estaba haciendo mis labores cotidianas, entré a la habitación y mi esposo veía Animal Planet, observe y me quede enganchada, rara vez me ocurre con la televisión, pero esta vez robo toda mi atención, detuve mi quehacer doméstico y me senté a disfrutarlo.

Estos programas donde exploran la vida animal son una escuela tremenda, creo que los seres humanos dentro de nuestra “racionalidad” nos falta humildad para reconocer lo mucho que podemos que aprender del reino animal para la vida cotidiana.

La narradora describía como los renos o caribúes disminuyen drásticamente cada año producto del cambio climático y cómo es el proceso de migración de invierno de la manada, entre las cosas que pude filtrar:

  • El uso de la tecnología satelital para rastrearlos con el fin de aumentar el entendimiento que tenemos de ellos, lo que aumenta mi fe en la humanidad.
  • La técnica de la fila para asegurar la supervivencia, se trata de caminar uno tras otro para utilizar el camino andado en el ahorro de calorías. Eso me llevo a reflexionar en que:

No sé en qué momento ocurrió pero hice del televisor mi enemigo, y ahora veo que el televisor es como ese afilado cuchillo que con la misma facilidad que puedes usarlo para hacer daño a alguien, también puedes preparar un exquisito plato para tus seres queridos, es decir la cuestión no está en el artefacto sino en el humano que lo utilice, en esa pantalla hay un alto porcentaje de basura, y aunque en menor escala, también hay programas que constructivos, tú eliges que ver si lo que está creado para embrutecerte o lo que hace de tu viaje una mejor experiencia.

Y también me pregunté ¿Cómo podemos contribuir para que el problema del cambio climático, que nos incumbe a todos, sea tomado en serio? ¿Cómo en nuestra vida diaria estamos contribuyendo a solucionarlo, cuál es nuestro papel? Agradecí mucho que existan personas preocupadas por lo que ocurre en el mundo animal y nuestro impacto o responsabilidad en ello.

Propiamente de los Renos de Bosque o Caribúes aprendí:

  • El tema de la supervivencia, antes pensaba que seguir a la manada era terrible, creo que mi mamá me repitió tantas veces “tú tienes que ser diferente” “no puedes ser una más del montón” que me constituí en “rara” siempre quería ir contracorriente evidentemente prevalecía la creencia de que actuar, pensar, decir o vestir como lo hacen los demás era terrible.

De este primer punto concluyo que en ocasiones lo más inteligente es ir con la manada, pero realizando un acto reflexivo que acompañe ese paso ¿Cuando es beneficioso para ti y/o el resto avanzar con los demás?

Si el acto de reflexionar es lo que nos diferencia de los animales hagamos uso de eso, en el caso que menciono de los caribúes, ellos siguen las huellas del resto, ya que cada caloría cuenta para sobrevivir.

En tu mundo personal o emprendedor ¿donde puedes estar ahorrando energía si caminas con la manada y dejas el orgullo de lado?

Tómate con total seriedad la elección de tu manada (tu tribu, el grupo al que deseas pertenecer), pertenecer no es cualquier cosa, la ética es clave para encontrar tu lugar en el emprendimiento y en la vida.

Dayana Piña

Tengo un espíritu emprendedor, mi mentalidad fija me indicaba que debía ser pionera en algo y como soy líder por naturaleza no veía la necesidad de seguir a alguien más, cuando comprendí la importancia de un verdadero equipo, y observe la cantidad de energía que estaba perdiendo tratando de echar andar un carruaje a ningún lado, decidí sumarme a una manada, experimente la libertad de seguir a un auténtico líder, comprendí que si no encontraba mi manda moriría, no es sólo un acto de supervivencia, es un acto de inteligencia, de valentía, incluso de amor por ti y por otros.

  • Los caribúes tienen enemigos naturales a los que ninguno de ellos sobreviviría solo y por eso la manada viene a ser como una especie de protección, reflexioné en que los mismos peligros de los caribúes son peligros a los que nos enfrentamos los emprendedores, y que tal vez si aprendemos de ellos pueden ayudarnos a sobrevivir para luego hacer más que eso, comenzar a vivir.

Los caribúes y también los emprendedores perecen por dos grandes enemigos los depredadores y el agotamiento. ¿Qué te viene a la cabeza cuando escuchas la palabra depredador? Yo pienso de inmediato en un animal feroz y salvaje ¿tú no?

Fue una sorpresa enterarme que es tanta la proliferación de mosquitos debido al recalentamiento global que suelen ser mortales para los caribúes, así mismo un emprendedor tiene depredadores terribles, grandes, feroces, visibles, y pequeños casi imperceptibles pero con la misma capacidad destructiva, por ejemplo las creencias condicionantes.

El otro enemigo es el agotamiento, cuando alguien desea emprender y ve sus intentos frustrados una y otra vez, termina exhausto, aborreciendo incluso la palabra emprender, declina con la creencia de que eso no es para él/ella, esa es una clase de muerte más triste todavía porque pudo haberse evitado de haberse tomado el tiempo para reconocer que era un espacio de aprendizaje y buscar ayuda.

En fin, me quedo con estas reflexiones en torno a la vida de los caribúes, espero te haya servido ¿Qué de esto te hace sentido? ¿Con que te quedas?  ¿Qué harás diferente a partir de hoy? si en algo puedo ayudarte, escríbeme en los comentarios o al whatsap 04124379720 te leo.

Hasta la próxima conversación.